Página 1 de 5

Del cacao al chocolate y de moneda de cambio a la cocina 

El chocolate es un dulce que produce mucho placer al consumirlo, ¿pero cuánto sabemos acerca de la obtención del chocolate? El chocolate proviene de una planta que se denomina cacao. Se cosechan las plantas de cacao y se eligen las vainas de cacao que tienen un color amarillento para pasar a la siguiente fase de quebrado. Esta consiste en obtener las semillas a las que se debe retirar el mucílago. Las semillas se envuelven y se colocan a la sombra durante una semana aproximadamente para continuar con el proceso de fermentación. A continuación, las semillas se secan al sol y estas son movidas con un rastrillo para agudizar las características aromáticas del cacao. Se seleccionan los granos que van a tostarse para intensificar su aroma y color. Se descascaran los granos para obtener únicamente las pepitas de cacao. Estas se muelen a altas temperaturas y se consigue el licor de cacao, que junto con la manteca de cacao, se produce el chocolate. Finalmente, esta mezcla pasa por un proceso de refinado para mejorar la textura, de conchado para reducir la acidez, templado y enfriado. 

Los Aztecas usaron al cacao como moneda de cambio, bebida, alimento, medicina e incluso se utilizó en ritos y ceremonias por parte de los emperadores. A día de hoy, el chocolate no solo se emplea en la industria alimentaria, sino que se extiende a la farmacéutica y a la de cosméticos. 

El chocolate, además de ser un alimento muy completo nutricionalmente, es uno de los más versátiles en la cocina. Existe una gran cantidad de platos que tienen el chocolate como ingrediente principal o menos predominante, que no se encuentran en la repostería. Se utiliza en diferentes salsas y guisos de carne como el reconocido fricandó. Recuerda que el chocolate no debe cocinarse en exceso, porque una vez que supera los 40 °C empieza a perder sus propiedades y aromas.  

Si te gusta experimentar, en tu cocina no puede faltar chocolate, frutos secos y regalices y dulces para hacer maravillosas recetas culinarias. 

El chocolate con leche abrió un mundo lleno de posibilidades en la confitería 

El chocolate con leche es la mágica fórmula que aúna leche, cacao, manteca de cacao y azúcar que popularizó tanto su consumo en el S. XIX que abrió un mundo de posibilidades infinitas en la historia del chocolate. A día de hoy, las tabletas o barritas de chocolate con leche se mezclan con otros ingredientes que le proporcionan un sabor especial como arroz inflado, trocitos de avellanas, cacahuetes o almendras. De hecho, la imaginación de grandes maestros chocolateros ha volado tan alto, al punto de brindar unas tabletas de chocolate con leche impensables con contrastes de lo dulce con lo salado, lo dulce con lo amargo. ¿Te habías imaginado chocolate con sal o chocolate con café? Estas combinaciones son posibles. 

Nosotros tenemos un amplio surtido de chocolates con leche, tanto en tableta como en barra, muchas marcas para elegir, así como diferentes tamaños, desde mini’s a paquetes XXL. También en Action tenemos nuestra propia marca de chocolate propia, Choc-O-Fair, marca que cuenta con certificación UTZ. Eso significa que los agricultores reciben un precio justo por el cacao. Disfruta de la calidad del sabor y de la calidad de lo bueno, pero al precio más bajo en Action. 

M&M’s: cacahuetes cubiertos de coloridas y alegres capas de chocolate 

¿Qué es lo primero que te viene a la mente cuando escuchas trocitos de chocolate con cacahuetes y revestidos de azúcar glaseado de diferentes colores?  

Los M&M’s nacieron hace más de 100 años y se convirtieron en los dulces que alimentaron y alegraron a los soldados durante la segunda guerra mundial. Estas grajeas de chocolate ofrecen momentos de diversión, sabor y alegría. Además, soportan cambios de temperatura y no se derriten, por lo que son una ventaja para los niños. Pueden comerse tantos M&M’s como quieran sin que se ensucien la ropa. De ahí el eslogan “Se derrite en tu boca, no en tus manos”. 

¿Ya has probado la variante Crispy? El mismo chocolate de los clásicos M&M's envuelve un corazón crujiente de cereales inflados para crear un praliné ligero y delicioso, perfecto también como decoración de tartas o en combinación con otros frutos secos o snacks y con caramelos y regaliz para una apetecible merienda con amigos.