Maletas

Maletas de viaje y bolsas que no pueden faltar en tu próxima escapada

A la hora de irnos de vacaciones o a una escapada de fin de semana, nos planteamos al detalle todos los productos para viajes que necesitamos. Pero hay un par de cosas que resultan imprescindibles y que deberían estar las primeras de la lista, se trata de las maletas de viaje y las bolsas reutilizables.

¿Cómo elegir una maleta de viaje?

La maleta de viaje idónea es aquella que te permite guardar todo lo que necesitas y transportarlo de forma cómoda.

Si puedes calcular cuánta ropa y otros accesorios vas a llevarte, solamente tienes que conseguir la maleta que ofrezca las dimensiones adecuadas.

Ahora bien, si te vas de acampada, te recomendamos una maleta trolley, que cuenta con ruedas aptas para superficies irregulares y que podrás llevar de forma muy práctica.

Para un viaje a otra ciudad u otro país en el que vayas a subir en avión o ir en tren, es preferible que sean maletas de viaje con combinación de seguridad e incluso a las que colocar un candado, para evitar que se abran. Asegúrate también de que sean de material resistente a los impactos.

¿Vas a llevar cosas contigo durante el viaje? Entonces elige bolsas de deporte. Son prácticas, cómodas y muy grandes como para poder llevar una muda de ropa y otros accesorios.

¿Qué beneficios tiene usar bolsas de compra reutilizables?

Al irte de viaje, sobre todo a una casa rural, un chalé o de acampada, las bolsas reutilizables son imprescindibles. Te permiten llevar comida, accesorios o incluso ropa que no cabe en la maleta.

Ahora bien, ¿por qué bolsas reutilizables y no de otro tipo? Pues porque, como indica su nombre, podrás utilizarlas varias veces y no tendrás que comprar nuevas en cada ocasión.

De paso también reduces la cantidad de residuos por bolsas ya utilizadas que resultan inservibles. Si, además, son bolsas fabricadas con material reciclado, mucho mejor.

Ahora bien, no todas las bolsas reutilizables sirven igual. Obviamente, es importante que sean del tamaño adecuado, pero también hay que fijarse en la forma del asa. Las que tienen un asa más amplia sirven para ir a comprar e incluso para largos trayectos. Las de asa corta son mejores para desplazar ropa y comida en un recorrido más corto, ya que suelen ser algo más incómodas, aunque también son más anchas normalmente.

Para mayor confort todavía, tanto si tu maleta de viaje no tiene ruedas como si no quieres cargar con las bolsas, descubre lo prácticos que resultan los carritos de transporte. Sobre su base puedes llevar todos los accesorios de tu viaje de una sola vez, sin apenas cansarte y cómodamente gracias a sus ruedas inferiores.